Como te digo una cosa ...

En las últimas horas, en el Parlamento Nacional, se trató el proyecto de ley por el que se reglamenta el art 38 de la Constitucion (derecho de reunion).

Resumiendo: el Frente Amplio no voto el proyecto, entre otras razones, porque se limita la Libertad sin dar garantías suficientes para el ciudadano.

Lo llamativo no es que el Frente Amplio haya votado en contra. Por supuesto que no. 
Lo que si fue llamativo, o si se quiere increíble, fueron los argumentos que se esgrimieron.
Expresaron una preocupación superlativa por la limitación de la libertad planteada en el proyecto, cuando se produzcan aglomeraciones de personas en espacios publicos, que no cumplan con el distanciamiento social y el uso de tapabocas.

Pero mientras se oponían a esta limitación del derecho de reunión, proponían la aprobación de otro proyecto donde se PROHIBIAN las aglomeraciones de más de 30 personas.

Se ve que para el Frente, las restricciones del derecho de reunión son adecuadas y garantistas, simplemente teniendo en cuenta el Partido que presenta el proyecto.

Esta postura de la coalicion de Izquierda, simplemente es una ofensa intelectual.

También argumentaron que el proyecto no especificaba claramente que el que deberá fiscalizar, en función de la competencia sanitaria, es el MSP.

Realmente esta gente nos quiere convence a todos los uruguayos de que para determinar si en una aglomeración la gente está guardando el distanciamiento social correspondiente y está con el tapabocas puesto, ¿el personal debe de pertenecer al MSP?

La misma fuerza política que hoy, con más de 500 casos diarios de Covid, se horroriza por la reglamentación TEMPORAL del Derecho de Reunión, es la misma que, cuando con 20 casos diarios, pretendía que se decretara la Cuarentena Obligatoria.

Y me pregunto: ¿cómo pretendían que se cumpliera la cuarentena obligatoria, si la gente se aglomeraba en lugares publicos sin los cuidados debidos?
¿Será que este es uno de los casos que se aplica: "como te digo una cosa te digo la otra"?

En realidad hay que darle gracias al Frente Amplio, por hacer que nuestra capacidad de asombro sea inagotable.

Escuchar argumentar a este partido, en contra de la reglamentación TEMPORAL del derecho de reunión, en circunstancias de una Pandemia mundial es insólito.

Y es insólito sobre todo, porque hablamos del Partido que prohibió la colocación de saleros en las mesas de los locales gastronómicos, porque "la sal es mala para la salud".

El mismo Frente Amplio que se aburrió de limitar derechos en su lucha contra el tabaquismo, al extremo de llegar a prohibir fumar en determinadas "veredas", porque el tabaco era dañino para la salud.

Yo me pregunto, ¿esta gente, con este tipo de argumentaciones, pensará que les vamos a creer?  

¿Creerán que los uruguayos pensaremos que obran de buena fe y que están a la altura de lo que requiere el pueblo uruguayo en una crisis de tal embergadura?

Señores dirigentes del Frente Amplio, tengo una mala noticia para Uds.

La gran mayoría de los uruguayos no son tontos y estas actitudes son demasiado burdas y groseras.

Hasta sus propios votantes, en su fuero íntimo, saben que estas actitudes no son más que poliquiteria barata, que en nada ayuda al Uruguay todo, que pasa por una crisis originada en lo sanitario, pero que afecta lo laboral, lo social y lo económico.

 

This article was updated on diciembre 19, 2020

Fernando Caride

Abogado y Escribano. Un citadino devenido productor rural. Hombre orquesta en el campo. Amante de la historia y los temas políticos. Oriental, Hispano y tributario de la Civilización Cristiana Occidental. Cuando el trabajo lo permite, me escapo con la pluma y el papel. Espadachín del sentido común y esgrimista del mandoble.