Recuerdo de Kempis Fleitas

Hoy quiero recordar al amigo Kempis Fleitas.
Para los que tuvimos el placer y el honor de conocerlo, "el Chiche Fleitas".
Hace años que ya no está entre nosotros, pero sí permanece su recuerdo.
Era un personaje de la noche nacionalista.
Gran tertuliano de temas políticos e históricos, sobre todo de la Historia de nuestra tierra.
Tuve la fortuna de conocerlo a través de Gustavo Borsari, con quien ya tenía amistad.
Lo primero que me llamo la atención de su persona, fue su gran bohemia, la cual se ponía de manifiesto, con su particular forma de hablar, vestir y hasta caminar.
Y justamente esa bohemia se determinaba, por el contraste de las características personales reseñadas y la erudicion demostrada, cuando comenzaba a dar sus agudas opiniones políticas con el conocimiento de causa que pocos tienen al hablar, asombrando sobre todo, a los que no lo conocían.
En las tertulias sobre acontecimientos históricos, era un deleite escucharlo.
Con aquel lenguaje llano y amable, que se convertía en agudo y académico cuando la ocasión así lo ameritaba.
Me parece verlo en los actos del Partido Nacional, junto a sus compinches Raquel Trobo y José Pedro Isasa, éste, entre otras cosas, promotor y patrocinador de aquella gran aventura que fue la revista "Línea Blanca".
Hablando de memoria, si recuerdo a dos grandes amigos "del Chiche", como fueron Tabaré Grolero, Jorge Pelfort y Ramiro Diez.
De aquellos años tengo gratisimos recuerdos.
Largas y enriquecedoras tertulias, en torno a una mesa de café, las que daban comienzo, con la finalización de los actos electorales.
Espero que estas palabras sirvan para los que, como yo, tuvieron la fortuna de conocer a Kempis Fleitas, lo recuerden con el cariño y el afecto que el "Chiche" se mereció.
El Partido Nacional está en deuda contigo, pero ya llegará tu merecido homenaje.

 

This article was updated on diciembre 22, 2020

Fernando Caride

Abogado y Escribano. Un citadino devenido productor rural. Hombre orquesta en el campo. Amante de la historia y los temas políticos. Oriental, Hispano y tributario de la Civilización Cristiana Occidental. Cuando el trabajo lo permite, me escapo con la pluma y el papel. Espadachín del sentido común y esgrimista del mandoble.